jueves, 8 de noviembre de 2018

CONSEJOS PARA PREVENIR LA GRIPE




La GRIPE es una enfermedad generalmente leve, producida por un virus, que comienza de forma súbita con fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, malestar general, congestión nasal y tos. En algunas personas mayores, o con determinadas enfermedades crónicas, puede causar complicaciones graves, sobre todo respiratorias.
Los síntomas de la GRIPE son fundamentalmente: fiebre, síntomas respiratorios, tos y malestar general. Está causada por el virus de la influenza y es de fácil contagio y transmisión entre humanos.
Para afrontar la gripe, como cualquier otra enfermedad, es importante contar con unos hábitos de vida sanos: que engloban una alimentación equilibrada que incluya todos los nutrientes necesarios, la realización de ejercicio físico y evitar hábitos como el tabaquismo o el sedentarismo.
Unas medidas higiénicas adecuadas contribuyen a evitar la transmisión de determinadas enfermedades. Las medidas higiénicas fundamentales que hay que tener en cuenta para evitar la transmisión del virus son:
  • Taparse la boca al toser o al estornudar, preferiblemente con el codo.
  • Usar pañuelos desechables.
  • Lavarse con frecuencia las manos, sobre todo después de haber tosido o estornudado.
  • Procurar no reutilizar los pañuelos empleados al estornudar o limpiar las secreciones nasales.
Extremar las medidas higiénicas mencionadas anteriormente en los lugares donde exista aglomeración de personas o en trabajos de cara al público, donde cobra especial importancia el lavado periódico de las manos, que evita multitud de enfermedades que se transmiten por esta vía.
La gripe es una enfermedad causada por un virus, por lo que los antibióticos no resultan efectivos para combatirla y su uso puede crear resistencias a estos fármacos. El tratamiento consistirá en reposo, alimentación adecuada y, si fuese necesario, algún medicamento para paliar los síntomas.
La vacuna de la gripe es una medida preventiva que ha demostrado su eficacia en los grupos de riesgo de mayores complicaciones. Su médico, en caso de pertenecer a uno de estos grupos le habrá recomendado la vacunación.
Es importante realizar un uso adecuado y responsable de los servicios sanitarios para evitar su saturación y facilitar su buen funcionamiento. Hay que hacer uso de las urgencias hospitalarias sólo en los casos en los que la gravedad sea extrema. Para resolver cualquier duda sobre cuestiones sanitarias, los ciudadanos tienen disponible las 24 horas del día, los 365 días del año, el servicio Salud Responde, accesible con una simple llamadas al 955 545 060 o a través del correo electrónico (saludresponde@juntadeandalucia.es).

Recomendaciones de vacunación antigripal

Las recomendaciones de vacunación antigripal tienen como objetivo reducir la mortalidad y morbilidad asociada a la gripe y el impacto de la enfermedad en la comunidad. Por ello, deberán ir dirigidas fundamentalmente a proteger a las personas que tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer la gripe, a las que pueden transmitir la enfermedad a otras que tienen un alto riesgo de complicaciones y aquellas que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales en la comunidad.

¿Quiénes se deben de vacunar frente a la gripe?

  1. Personas mayores o igual a 65 años de edad. Se hará especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones cerradas.
  2. Personas con menos de 65 años que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe. 
    • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada), neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.
    • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con:
      • Diabetes mellitus
      • Obesidad mórbida (índice de masa corporal igual o superior a 40 en adultos, 35 en adolescentes o por encima de 3 desviaciones estándar en la infancia)
      • Enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico
      • Hemoglobinopatías y anemias
      • Hemofilia y trastornos hemorragicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y trasnfusiones múltiples 
      • Asplenia
      • Enfermedad hepática crónica
      • Enfermedades neuromusculares graves
      • Inmunodeficiencias e inmunosupresión (incluida la originada por la infección por VIH, por fármacos -incluyendo tratamiento con eculizumab- o en los receptores de trasplantes)
      • Cáncer y hemopatías malignas 
      • Implante coclear o en espera del mismo
      • Fístula del líquido cefalorraquideo 
      • Enfermedad celiaca 
      • Enfermedad inflamatoria crónica (artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, enfermedad inflamatoria intestinal,...)
      • Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras
En este grupo se hará un especial énfasis en aquellas personas que precisen seguimiento médico periódico o que hayan sido hospitalizadas en el año precedente.
  • Menores entre los 6 meses y los 18 años de edad, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe.
  • Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de la gestación
    3. Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un        alto riesgo de presentar complicaciones
  • Personal de de los centros, servicios y establecimientos sanitarios, tanto de atención primaria como especializada y hospitalaria, pública y privada. Se hará especial énfasis en aquellos profesionales que atienden a pacientes de algunos de los grupos de alto riesgo anteriormente descritos.
  • Personas que trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, especialmente los que tengan contacto continuo con personas vulnerables.
  • Estudiantes en prácticas en centros sanitarios.
  • Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o mayores. 
  • Personas que conviven en el hogar, incluidos los menores a partir de los 6 meses de edad, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo, por su condición clínica especial (citados en el punto 2).
  4. Otros grupos en los que se recomienda la vacunación
  • Personas que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos:
    • Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local
    • Bomberos
    • Servicios de protección civil
    • Personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias
    • Personal de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial (incluyendo centros de acogida de inmigrantes)
  • Personas con exposición laboral directa a aves domésticas o a cerdos en granjas o explotaciones avícolas o porcinas y también a aves silvestres. La finalidad es reducir la oportunidad de una infección concomitante de virus humano y aviar o porcino, disminuyendo la posibilidad de recombinación o intercambio genético entre ambos virus.
Disponible en:https://www.juntadeandalucia.es/organismos/salud/areas/salud-vida/programas-salud/paginas/vacunacion-gripe.html

Eloisa

martes, 16 de octubre de 2018

16 DE OCTUBRE. DIA MUNDIAL DE LA ALIMENTACION



Niños comiendo uvas y melón. MURILLO

El Día Mundial de la Alimentación se celebra anualmente el 16 de octubre para conmemorar la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Cada año tiene un tema diferente. Para este 2018 el tema es: Nuestras acciones son nuestro futuro. Un mundo #sinhambre para 2030 es posible“. 
La FAO tiene como objetivo elevar los niveles de nutrición en todo el mundo,mejorar la productividad agrícola en todos los niveles, mejorar la vida de las poblaciones rurales y contribuir al crecimiento de la economía mundial. También brinda asistencia a los países que cambian su política agrícola, para ayudar a las regiones en situaciones de hambruna, así como para ayudar a implementar la tecnología apropiada y facilitar un entorno neutral para discutir temas relacionados con la producción de alimentos.
La FAO y el programa mundial de alimentos (PMA) señalan que todos los países incluidos en la siguiente lista traviesan algún tipo de conflicto, por lo que la ayuda humanitaria es de "extrema importancia".

Afganistán,  Burundi, Guinea-Bisáu, 
Haití, Irak, Líbano, Liberia, Malí, República Centroafricana, 
República Democrática del Congo, Somalia, 
Sudán del Sur, Sudán, Siria, Ucrania, Yemen


El hambre de Saida Ahmad Baghili
Octubre de 2016: Se llama Saida Ahmad Baghili, con 18 años y desde la cama de un hospital de Yemen logró que el mundo le volviera a poner atención a la crisis humanitaria  y a la hambruna que afecta a este país árabe.


Eloisa


viernes, 5 de octubre de 2018

6 de octubre: DIA MUNDIAL DE LA PARÁLISIS CEREBRAL

 La parálisis cerebral es una discapacidad producida por una lesión en el cerebro que afecta a la movilidad y la postura de la persona, limitando su actividad. Esta discapacidad puede ir acompañada de una discapacidad sensorial o intelectual en mayor o menor grado, por eso nos referimos a la parálisis cerebral como una pluridiscapacidad.
La definición científica de la parálisis cerebral describe esta discapacidad como "un grupo de trastornos permanentes del desarrollo del movimiento y de la postura, que causan limitaciones en la actividad y que se atribuyen a alteraciones no progresivas ocurridas en el desarrollo cerebral del feto o de la primera infancia" 
¿Cuáles son los rasgos principales?
  • Es un desorden permanente, esto implica que la lesión neurológica que se ha producido es irreversible y persiste a lo largo de toda la vida.
  • La lesión no cambia, es inmutable. El daño neurológico no aumenta ni disminuye, aunque las consecuencias y los síntomas que se vayan manifestando pueden cambiar, mejorar o empeorar.
  • La alteración del sistema neuromotor influye en aspectos físicos como son la postura o el movimiento.
  • La lesión se produce antes de que el desarrollo y crecimiento del cerebro se haya completado. Puede ocurrir durante la gestación, el parto o los tres primeros años de vida del niño o niña, ya que es en este periodo de tiempo cuando el sistema nervioso central está en plena maduración.
  • La lesión también puede afectar a otras funciones como la atención, la percepción, la memoria, el lenguaje y el razonamiento. El número de funciones dañadas depende, por un lado, del lugar, tipo, localización, amplitud y disfunción de la lesión neurológica, y por el otro, por el momento en que se produce el daño, es decir, el nivel de maduración del encéfalo.
  • Además, la lesión interfiere en el desarrollo del Sistema Nervioso Central. Una vez producido el daño éste repercute en el proceso madurativo del cerebro y, por tanto, en el desarrollo del niño
El Movimiento ASPACE invita a ‘mirar de frente’ a las personas con parálisis cerebral para visibilizar su sexualidad e intimidad


Victor Manuel ya lo expresó en 1978 con esta bonita canción:


Y NACH expresó lo que siente un hermano de un paralítico cerebral, te desgarra el alma:

            


Eloisa
Disponible en https://aspace.org/

domingo, 9 de septiembre de 2018

La anticoagulación oral



¿Qué son los anticoagulantes orales?
Los anticoagulantes orales son fármacos que hacen que la sangre tarde más tiempo en coagular.
La sangre se coagula para detener la hemorragia que se produce cuando se rompe algún vaso sanguíneo.
La formación de coágulos es por tanto es un mecanismo complejo que tiene como finalidad prevenir el sangrado tras sufrir un daño. Sin embargo, en ocasiones la formación de coágulos puede ser debida a otras causas hereditarias o adquiridas: reposo en postoperatorio, mal funcionamiento del corazón (porque se tenga alguna válvula artificial o por otras causas, la sangre se remansa en él y se pueden producir coágulos), formación de coágulos en las venas etc. Estos coágulos pueden desprenderse y desplazase a través de venas o arterias produciendo embolias, que pueden ser muy graves y favorecer o desencadenar problemas cardiovasculares (infarto de miocardio, infarto cerebral, trombosis venosa, etc). En estos casos la administración de fármacos anticoagulantes es fundamental.
El tratamiento anticoagulante oral no es curativo sino preventivo, es decir, disminuye el riesgo de complicaciones de la enfermedad.
El uso terapéutico de los anticoagulantes orales (ACO) se inició hace más de cincuenta años. La utilidad de los ACO es fundamentalmente de carácter preventivo y mejorando notablemente el pronóstico de los pacientes con riesgo de enfermedad tromboembólica, ya que pueden evitar gran número de trombosis venosas profundas (TVP), embolismos pulmonares y embolias cerebrales.
Tipos de anticoagulantes orales
 Hay varios tipos de fármacos anticoagulantes orales, los más utilizados son el Sintrom® y el Aldocumar® (antagonistas de la vitamina K)
En los últimos años han aparecido cuatro nuevos anticoagulantes orales de acción directa (ACOD) o nuevos anticoagulantes orales (NACO):  Xarelto®, Pradaxa®, Eliquis® y Lixiana®.
Los nuevos anticoagulantes orales tienen otra forma de actuación (inhibidores directos de la trombina y del factor X activado), pueden administrarse a dosis fijas y no precisan sistemáticamente monitorización ni ajuste de dosis para asegurar su eficacia y su seguridad. Es necesario considerar las interacciones farmacológicas y el estado de la función renal.
Aspectos relacionados con la seguridad del paciente:
Los anticoagulantes orales se consideran medicamentos de alto riesgo y pueden ocasionar daños graves a los pacientes si no se utilizan correctamente.
¿Causan complicaciones los anticoagulantes orales?
La complicación más frecuente de los anticoagulantes orales es el sangrado, incluso sin golpes (hemorragia) si el paciente está anticoagulado en exceso.
Debe consultar ante pérdidas anormales de sangre por encías, nariz, orina o heces (heces negras), así como la aparición de cardenales sin golpes que los provoquen. A veces, pueden existir síntomas por los que debe acudir a urgencias, como dolor de cabeza intenso y brusco, alteraciones en la visión o en el habla.



PACIENTES EN TRATAMIENTO CON SINTROM:


¿Qué estilo de vida debe hacer el paciente anticoagulado con sintrom?
Debe hacer una vida normal, lo más regular y ordenada posible, sin cambios bruscos de vida ni de alimentación.
No tome bebidas alcohólicas y sobre todo no las debe tomar en exceso.
No es aconsejable introducir cambios bruscos en la dieta, ni dietas desequilibradas o agresivas, ni comer en exceso verduras de hojas muy verdes. Si usted va a seguir una dieta debe decírselo a su médico antes de comenzar.
No es aconsejable realizar ejercicios violentos, por el riesgo de hemorragias.
Debe evitar recibir inyecciones intramusculares y acupuntura.

No es aconsejable quedarse embarazada, por el riesgo que el Sintrom® puede provocar al feto. Tan pronto como sospeche un embarazo debe comunicarlo inmediatamente a su médico.
¿Cómo sabe el paciente la cantidad de Sintrom que debe tomar?
Realizando pruebas de anticoagulación, que son análisis de control que deben realizarse periódicamente. Al principio son más frecuentes, pero luego suelen hacerse mensualmente, según la respuesta y la estabilidad de la misma. Hoy día estos análisis se suelen hacer con un simple pinchazo en el dedo en su centro de salud en la consulta de su enfermera.
Cada persona necesita una dosis diferente y ésta puede no ser siempre la misma en el mismo paciente. La dosis se decide tras el resultado del análisis, y se le dará una pauta por escrito que deberá seguir de forma exacta. Llévela consigo ante cualquier consulta médica.
Nunca el paciente debe modificar la dosis de Sintrom® por su cuenta.
¿Cuándo hay que hacerse el “análisis de Sintrom”?
El día señalado en su hoja de tratamiento y, de forma extraordinaria, si ha tenido algún signo de alarma que indique un exceso de coagulación o alguna otra situación que pueda influir en el resultado, como por ejemplo enfermedad aguda, diarreas prolongadas, toma de nuevos medicamentos o suspensión de medicación habitual. También si hay algún cambio significativo en su dieta habitual. No es necesario estar en ayunas para hacerse el control de Sintrom®.
¿Cuándo hay que tomar el Sintrom?
El anticoagulante oral ha de tomarse siempre a la misma hora para evitar olvidos, preferiblemente media hora antes de la ingesta.
¿Qué debe hacer en caso de olvido?
Si se olvida un día, al día siguiente tome la que le corresponda (no debe cambiar la dosis, no tome el doble) y dígaselo a su médico o enfermera. Si se acuerda del olvido en el mismo día, puede tomarla, aunque sea unas horas después.
¿Qué medicamentos puede tomar con Sintrom? 
No debe tomar aspirina (ácido acetilsalicílico)
Como analgésico puede tomar metamizol y paracetamol y no debe tomar ibuprofeno.
Un medicamento que puede disminuir la absorción del sintrom es el protector gástrico por lo que debe tomarlo a distinta hora, al igual que cualquier antiácido.
Debe comunicar a su médico o enfermera cualquier nuevo medicamento introducido por otro especialista.

Si se va a realizar una cirugía o una intervención dentaria notifique que toma Sintrom.

Si presenta una herida leve realice compresión con una gasa durante 15-20 minutos. Si no deja de sangrar o la herida es importante acuda a un centro de urgencias.

Eloisa

martes, 28 de agosto de 2018

Descifrar las etiquetas de los alimentos


Cesta con frutas. Caravaggio

El etiquetado de los alimentos es la tarjeta de presentación de un producto. Con él, el consumidor puede conocer sus características y decidir su compra en base a sus necesidades. La información alimentaria se pone a disposición del consumidor por medio de una etiqueta u otro tipo de material.
Una característica fundamental de la información alimentaria es que nunca tiene que inducir a error. Esto quiere decir que la información tiene que ser leal sobre las características del alimento: naturaleza, identidad, calidades, composición, cantidad, duración, país de origen, modo de fabricación u obtención. No deberá atribuir al alimento efectos o propiedades que no posea. Tampoco podrá insinuar que el alimento tenga características especiales cuando todos los alimentos similares las posean. Del mismo modo, tampoco pueden sugerir la presencia de un alimento o ingrediente cuando este ha sido sustituido por un componente o ingrediente distinto.

Son muchas las veces que leemos las etiquetas de un producto y creemos que lo que pone es verdad, pero debemos aprender a leer lo que realmente quieren decirnos. En ocasiones, se utilizan adjetivos que no son más que pura estrategia de Marketing. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) alerta sobre una serie de etiquetas con términos imprecisos para que no nos lleven a engaño, "palabras vacias cuya presencia (o incluso ausencia) evoca o sugiere una realidad que no es cierta (…) El resultado es que el consumidor cree estar comprando y comiendo una cosa… y en realidad es otra diferente", apunta la OCU.
Estas son las recomendaciones de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios):
Desconfía cuando dicen...
  •          Natural. Con ese “apellido” nos hacen creer que el producto es mejor, pero no tiene por qué ser así. En realidad, el término natural solo puede atribuirse al agua mineral natural envasada (la que se obtiene directamente de manantial), al yogur natural (con fermentos e ingredientes lácteos y sin aromas), a los aromas naturales (aditivos de origen vegetal o animal) y a las conservas al natural. En los demás casos, es una exageración. 
  •          Casero, artesano…Si lees esto en una etiqueta, piensas que ese producto ha sido elaborado como lo haría cualquiera en su casa, no de una manera “industrial”, pero basta echar un vistazo a la composición, además de saber un poco de los procesos de elaboración, para ver que no es así: ¿Quién usa gelificantes, colorantes o acidulantes para hacer un bizcocho? Te limitas a la harina, el huevo, azúcar, levadura y como mucho limón, ningún aditivo de los que empiezan por E-.
  •          Marinado. Piensas en una preparación sofisticada, pero en realidad los productos marinados lo que de verdad llevan es agua añadida, que aparece en el segundo lugar de la lista de ingredientes: descuenta el porcentaje de carne que te indica la etiqueta de un producto "marinado" y verás que lo que queda es agua con aditivos e ingredientes que ayudan a retenerla, además de algunos elementos como especias y aromas para dar sabor.
  •        Producto cárnico. Si pone eso en la etiqueta… lo que estás comprando no es carne, sino un producto que además de la carne puede llevar especias, agua, conservantes, colorantes y otros aditivos e ingredientes.
  •          Preparado de ... Si lo que buscas es comprar pechuga de pollo, ¿no te parece raro acabar comprando algo que se llama preparado de carne de pollo? O si querías carne picada, ¿por qué comprar” Burger meat”? Las cosas deben llamarse por su nombre. Si no lo hacen, desconfía: lo más probable es que sea porque no son lo que parecen, son algo similar, pero no el producto fresco que buscas. 
  •          Elaborados. Este es un término frecuente en productos pesqueros que se venden frescos, y denota que normalmente lleva agua añadida y algunos aditivos que facilitan que se aclare el color, y se ablande. Recurrir a esto es algo muy habitual, por ejemplo, en pota en anillas, elaborado tipo anillas de calamar.
  •          Extrajugoso o jugoso. ¿Te parece que es un calificativo positivo? No cuando se trata de alimentos preparados: en realidad se suele usar para denominar a un producto (fiambres o jamón normalmente) de una calidad inferior, con menos carne y más agua, de ahí que sea más jugoso.
  •          Sabor a… La etiqueta de ese yogur, ese postre, ese dulce con “sabor a” lo que está diciendo es que el producto, de ese alimento, no tiene nada más que el sabor.
  •          Néctar. Esta palabra suena a algo exquisito, selecto… pero en realidad es un zumo diluido con agua, al que se añaden azúcar o edulcorantes y aromas para compensar el sabor que pierde al diluirse. Si vas a comprar zumo natural, asegúrate de que lo haces, y no escoges néctar o zumo a base de concentrado.
  •          100% carne de… El truco del porcentaje: en el envase pone bien grande 100% carne de pavo, por ejemplo, y al leer la lista de ingredientes (ya sabemos que, si la tiene, no es un producto fresco ni natural), resulta que pone 85% pavo y el resto son agua, sal, especias, aditivos varios… ¿Cómo es posible? Pues es un “truco” que hacen con todas las de la ley: ante eso debes leer tiene un 85% de pavo, pero toda la carne que tiene (el 100% de ese 85%) es de pavo, no de otras procedencias.

Y desconfía también de lo que no dicen.
A veces la clave está en la palabra que falta. Todo en el envase finge ser lo que tú crees que es, pero en realidad no lo dice en ningún sitio:  rallado o lonchas que no dice queso, picada que no dice carne. Esas palabras que faltan en la etiqueta no se omiten sin querer, o por azar, o porque quieran acortar la denominación, sino porque, con la normativa en la mano, lo que nos están tratando de vender no será queso, sino un preparado lácteo, ni será carne picada sino un preparado de carne.
Estate atento y fíjate en lo que dicen y en lo que callan: esas palabras que faltan deberían hacerte mirar con más cuidado la letra pequeña y la lista de ingredientes.

Eloisa

Fuente: OCU. Consejos Marzo2018
Disponible en:
https://www.ocu.org/guiaspracticas/Storage/saber-que-comemos-etiquetado-de-alimentos/etiqueta-alimentos.pdf

miércoles, 1 de agosto de 2018

Beneficios de ir a la playa


No estamos hablando solo de relajarse y desconectar. El agua del mar, el sol y la arena tienen otros muchos beneficios para nuestro cuerpo.
Ir a la playa apetece, pero también casi podríamos decir que es una necesidad; lo de escaparse unos días a rebozarse en la arena y en la sal resulta que también es beneficioso para nuestra salud.
La llamada talasoterapia, tal y como la definen desde la Sociedad Española de Hidrología Médica, es “la utilización con fines terapéuticos del agua del mar junto al clima marítimo”. Su utilización con fines terapéuticos, por parte de médicos expertos, en enfermedades reumáticas, traumatológicas, dermatológicas, del sistema respiratorio o del sistema venoso y linfático, entre otras, demuestra que la naturaleza a veces puede hacer mucho por nosotros. Es por ello que, si bien ir a la playa no tiene los mismos efectos que acudir a un centro especializado, sí que puede aportarnos algunos beneficios a tener en cuenta:

1. Relajarnos y dormir mejor 

Si acudimos a la playa a relajarnos, en vez de a una gran ciudad, no es sólo por el hecho de encontrarnos con menos gente y tumbarnos en la hamaca, sino porque realmente el entorno marítimo ayuda a mejorar nuestros niveles de estrés. Los iones de la brisa marina aumentan los niveles de serotonina, lo que ayuda a disminuir los niveles de ansiedad. A esto le sumamos que el ejercicio físico que se realiza durante la natación, favorece el enlentecimiento del ritmo cardíaco, una mejor oxigenación de los tejidos y mejora la circulación periférica. Y, además, el sol y el calor tienen efectos sedantes, por lo que, tras un baño, la fatiga acumulada por el esfuerzo facilita la relajación y la inducción al sueño.
2. Mejorar nuestras articulaciones con un paseo

Realizar largos y relajantes paseos por la playa, puede favorecernos más de lo que pensamos. En la playa, la libertad de ropa y el contacto del aire sobre nuestra piel nos invita a pasear, y posiblemente esta sea la actividad más practicada, “el paseo por la playa”

Lo que no es tan conocido es que durante el mismo se mejora la propiocepción en las articulaciones del pie, rodilla y cadera, a la vez que se regenera la piel de la planta del pie y, si vamos mojándonos las extremidades inferiores, refrigeramos el organismo, ya que desde la planta del pie se bombea la sangre hacia el corazón. 
Así, este paseo a un buen ritmo, es decir, a unos 5-6 Km/h, va a ir adaptando nuestro organismo y tonificando la musculatura de piernas y muslos. Incluso, si hacemos un poco de esfuerzo y subimos un poco de pendiente también se tonificarán los glúteos. 
Y es importante realizar el paseo a primera hora de la mañana o última de la tarde y siempre con protección de nuestra piel y de nuestros ojos con filtro UV. Además, algunas personas aprovechan el aire libre para practicar algún deporte, aunque sea petanca o palas, lo que nos permitirá quemar alguna caloría más, a la vez que nos hará pasar el tiempo de forma más entretenida.

3. Relajación muscular con las olas

Si pasear nos ayuda a mejorar las articulaciones, parece que nadar, mejora nuestra musculatura. El golpeo de las olas contra nuestro cuerpo actúa a modo de masaje, provocando una relajación muscular. 
Además, movernos dentro del agua tiene otros beneficios, no tanto el nado, que suele realizarse con estilos poco adecuados y no alcanza la intensidad ni duración que se pudiera considerar como ejercicio, sino el andar dentro del agua o realizar esos saltos rompiendo las olas. 
La cuestión es que al estar dentro del agua nuestro peso disminuye, con lo que podemos mover rodillas y cadera con una carga menor, lo que beneficia la nutrición del cartílago, a la vez que no se le daña si tenemos sobrepeso. También tendremos el beneficio provocado por mejorar el retorno venoso y realizar un buen drenaje linfático, todo ello debido a la mayor presión que hay a mayor profundidad.

4. La brisa marina mejora nuestra respiración

Todos lo hacemos, llegamos a la playa, soltamos las bolsas, y respiramos hondo para decir eso de “huele a mar”. Una costumbre que resulta ser bastante sana.  
La brisa marina actúa como una especie de aerosol o spray natural muy rico en yodo, perfecto para regular la glándula tiroides y, por el grado de humedad, ayuda a la expulsión de moco. De hecho, al respirar esta brisa marina, el ritmo cardíaco se hace más lento y mejora la circulación periférica, aumenta la amplitud de los movimientos respiratorios, mejorando la ventilación pulmonar, aumenta la hemoglobina y hematíes y la fijación de oxígeno. 
El aire marino, además, produce ozono de forma natural con propiedades bactericidas que también previene enfermedades respiratorias. Mucho mejor que respirar el aire de ciudad, desde luego.

5. La química natural

Al contrario que el agua dulce, el agua salada tiene una composición mucho más compleja y de hecho adquiere su característico sabor salado por la alta concentración de sales minerales que están disueltas, rica en cloruros, sodio, magnesio, calcio, potasio, yodo, etc. Esta riqueza mineral aporta diferentes efectos sobre el organismo, entre los cuales destaca:
- la acción antialérgica sobre la piel y el aparato respiratorio;

- la acción descontracturante muscular; 
- la relajación del sistema nervioso; 
- la reactivación circulatoria de los tejidos; 
- el efecto antioxidante para paliar el envejecimiento de la piel; 
- la acción oxigenante a nivel celular; 
- la fijación del calcio en procesos de osteoporosis; 
- la mejora del ritmo cardíaco y la mejora la función muscular. 
Como conclusión, el agua del mar y los elementos que lo acompañan son ideales para conservar la salud integral por su repercusión general sobre el metabolismo y las funciones orgánicas y físicas.

En general, pasar tiempo en la playa cambiará tu perspectiva de la vida.
¡Y esa perspectiva va a cambiar para mejor! La naturaleza en general siempre ha sido un factor en la vida sana y feliz, y la playa en particular es muy buena para el alma.
¡Así que es hora de ir a la playa!
Felices vacaciones y feliz verano
Laura.-