martes, 20 de noviembre de 2012

Sacrificio de una madre por su hijo


Hay historias que conmueven por su intensidad, por su pasión, otras por su delicadeza, por su ternura....
Comparto con vosotros esta historia que conmueve por su entrega y sacrificio, algo de lo que una madre entiende más que nadie en el mundo:
"Esta es la historia del sacrificio de una madre durante el Terremoto de Japón. Después del Terremoto, cuando la Unidad de Rescate comenzó a buscar supervivientes entre las ruinas de la casa de una mujer joven, vieron el cuerpo de ella por uno de los orificios de las ruinas de la casa. Les pareció extraña la postura del cuerpo...
Estaba sobre sus rodillas y su cuerpo hacia adelante, como cuando una persona se arrodilla para adorar, con el rostro hacia el suelo; su cuerpo estaba inclinado hacia adelante y sus manos estaban sujetas a algún objeto. El peso de la casa había roto su espalda y su cuello. 

Con mucha dificultad, el líder del equipo de rescate puso sus manos y brazos para ver si la mujer aún estaba con vida. Pero la dureza del cuerpo y la temperatura del mismo anunciaban que la mujer había muerto.
Aún así, el líder tenía la esperanza de que la mujer aún estaría con vida. Él y su equipo salieron de las ruinas de la casa para seguir su trabajo en la búsqueda de víctimas, pero, por alguna razón, el líder del equipo sintió una necesidad enorme de regresar a donde el cuerpo de la mujer se encontraba.
Una vez mas, se arrodilló y puso sus manos en el espacio que formaba el cuerpo de la mujer sin vida y decidió revisar debajo . Instantáneamente empezó a gritar:
"¡Un Niño! ¡Hay un niño aquí!"
El equipo entero regresó para, cuidadosamente, remover los escombros alrededor del cuerpo de la mujer. Ahí encontraron un niño de 3 meses de edad envuelto en una manta estampada con flores, debajo del cuerpo de la madre. Obviamente, la mujer hizo su último sacrificio por salvar a su hijo. Cuando la casa comenzó a caer, ella usó su cuerpo para proteger a su hijo. El pequeño niño aún dormía cuando el equipo lo levantó de los escombros.
El doctor del equipo vino enseguida a revisar al pequeño. Una vez que abrió la manta, vio un móvil dentro de la manta. Había un mensaje de texto en la pantalla que decía:
"Si puedes sobrevivir, tú tienes que recordar que te AMO".
El móvil pasó por cada uno de los miembros del equipo de rescate. Cada uno que leyó el mensaje no pudo mas que llorar."
"Si puedes sobrevivir, tú tienes que recordar que te AMO". ¡¡¡Qué grande es el amor de una madre por su hijo!!!
Autor Desconocido

En el Día Universal del Niño, de las Naciones Unidas, no olvidemos que "la primera felicidad de un niño es saber que es amado".
                                                                               Laura.-

1 comentario:

  1. aquí más palabras están de más, sobran
    mremem

    ResponderEliminar